Drones para la inspección de un puente de 166 años de antigüedad en Gales Publicado el 30/12/2016

Compartir en redes sociales

Drones para inspeccionar el puente Britannia en Gales

Gracias al empleo de drones, el complejo proyecto de inspeccionar el Puente Britannia, de 166 años de antigüedad, se ha simplificado considerablemente.

Como parte de su compromiso con la innovación, Amey, la filial británica de Ferrovial, ha completado un proyecto a gran escala con drones para inspeccionar el Puente Britannia, en Gales, tarea para la que la Amey ha sido contratada por Network Rail.

Además de tener 166 años de antigüedad, el puente, que conecta Anglesey con la tierra firme de Gales, soporta un gran volumen diario de pasajeros, por tren y en coche. Esto significa que es necesario realizar periódicamente este tipo de inspecciones, para mantener de manera efectiva esta conocida estructura. A través de los esfuerzos combinados de 40 ingenieros de Amey, de inspectores especializados en trabajos verticales y de expertos en seguridad y en acceso a espacios confinados, los activos del puente fueron satisfactoriamente inspeccionados a más de cuarenta metros de altura sobre el Estrecho de Menai. Para reducir el riesgo de lesiones de los ingenieros, Amey también ha incorporado una innovadora tecnología en forma de drones. Este tipo de innovación ha sido muy beneficiosa a la hora de inspeccionar grandes infraestructuras como puentes o ferrocarriles, que suelen ser de difícil acceso si únicamente se emplean técnicas presenciales. La empresa, en combinación con VTOL Technologies, ha utilizado drones de largo alcance para evaluar las zonas de la infraestructura de difícil acceso, así como ciertas partes que hasta el momento actual no habían sido  inspeccionadas nunca. Estas tecnologías también han permitido mantener abierto el puente, por lo que se han podido evitar las interrupciones de tráfico.

Gary Vickerman de Network Rail comentó lo siguiente: “El puente Britannia es una de las estructuras más icónicas de Gales, pero también una de las más complejas de todas las que gestiona Network Rail. El gran tamaño de la estructura, el Estrecho de Menai, el trabajo en altura y los espacios confinados no hacen sino incrementar la dificultad de la tarea de examen. La innovación por parte de Amey, con el uso de Vehículos no Tripulados, ha dado lugar a un examen más eficiente, y resulta todo un placer ver lo que se puede lograr usando la tecnología moderna. La estrecha colaboración entre Amey y Network Rail ha facilitado el examen de espacios vacíos internos que anteriormente nunca habían sido inspeccionados por las limitaciones de acceso.”

Los contenidos difundidos en la sección “Noticias” del Sitio Web​ no constituyen comunicados oficiales de Ferrovial, los cuales son publicados de forma específica en la sección “Notas de Prensa”.

Compartir en redes sociales