Santiago Eguidazu, Presidente de la Comisión de Auditoría y Control (2004)

2004 - Intervención de Santiago Eguidazu, Presidente de la Comisión de Auditoría y Control

Buenos días, señoras y señores accionistas.

Intervengo en nombre de la Comisión de Auditoria y Control de Grupo Ferrovial con objeto de informarles del contenido y resultado de nuestros trabajos en el pasado ejercicio:

La CAC se ha ocupado, en primer lugar, de supervisar que la información que el consejo analiza y, en su caso, aprueba y transmite posteriormente al mercado sea transparente y fiable. A estos efectos, la CAC se reúne con carácter previo para evaluar la información económico-financiera que con periodicidad trimestral el consejo remite a la CNMV y al mercado. Para el análisis de esta información, la comisión ha tenido acceso siempre que lo ha necesitado o solicitado a las direcciones económico financiera y de auditoría interna, así como a los auditores externos de la sociedad.

Precisamente en relación con los auditores externos, ha tenido lugar en este ejercicio 2003 la incorporación de la nueva firma auditora Price Waterhouse Coopers, en cuyo proceso de selección participó de forma activa la comisión y del que se dio cumplida cuenta en la junta celebrada en 2003. La comisión ha tenido ocasión de comprobar que la transición de una firma a otra y el plan de trabajo del nuevo auditor se han cumplido satisfactoriamente.

También hemos analizado y evaluado con los auditores externos los estados financieros correspondientes al ejercicio 2003 y hemos comprobado, como establece la ley, que su opinión sobre aquellos se ha emitido sin obstáculo ni riesgo alguno que pudiera afectar a su independencia de criterio. A estos efectos hemos solicitado la comparecencia ante la comisión no solo de Price Waterhouse Coopers, que es el auditor principal del grupo, sino también de Deloitte & Touche y de BDO Audiberia que, respectivamente, auditan las filiales inmobiliaria y de servicios, y lo hemos hecho porque estas dos áreas agrupan ya un 28% de los activos totales del grupo (porcentaje que se incrementará el año próximo como consecuencia de las adquisiciones de Amey y Cespa).

Durante el ejercicio 2003 la comisión ha estudiado el reglamento del consejo de administración (del cual se informa hoy a esta junta) y el código interno de conducta en materia de mercado de valores. Su texto definitivo, cuyo contenido incorpora -además de normas legales- numerosas recomendaciones sobre buen gobierno, fue aprobado por el consejo de administración en su sesión celebrada el 25 de julio de 2003. La comisión ha sido puntualmente informada de las actuaciones que con posterioridad a su aprobación se han efectuado por la compañía para su efectiva implantación.

La comisión ha dedicado una parte importante de su tiempo al análisis de los riesgos y de los sistemas de control, prosiguiendo de esta forma con el programa que inició en el pasado ejercicio. La sociedad ha culminado, en este sentido, un conjunto de trabajos encaminados a identificar y describir los principales riesgos del grupo, explicar los criterios de gestión aplicados para el control de los mismos y detallar los procedimientos para reducir su alcance y para mejorar la calidad de su gestión. La comisión ha solicitado a la compañía que estos trabajos se realicen semestralmente y que se comunique a la misma cualquier hecho significativo que pueda surgir durante el curso de los mismos. Como apoyo y complemento de estos trabajos la compañia decidió crear una dirección corporativa de calidad y medio ambiente que, en dependencia inmediata del consejero delegado, tiene entre sus principales funciones la coordinación de los trabajos y actuaciones del grupo sobre control y prevención de riesgos, y asiste a la comisión de auditoría para mantenerla regularmente informada. Asimismo, la sociedad ha establecido un comité de seguros que tiene por objeto analizar los riesgos existentes, conocer la mecánica de su aseguramiento y proponer mejoras en la contratación y organización de los mismos.

La comisión también ha analizado el plan de trabajo anual de la dirección de auditoría interna y ha propuesto al consejo, y éste lo ha aceptado, que la comisión pueda requerir y encargar cualquier trabajo específico que considere oportuno directamente a la citada dirección.

Por último, me gustaría manifestarles que nuestras prioridades para el actual ejercicio se centran en la evaluación de riesgos y de los sistemas de control en las compañías adquiridas en el pasado ejercicio (Amey y Cespa) y en el análisis de los efectos que las nic puedan tener en los estados financieros del grupo.